Pulsa ENTER para buscar o ESC para salir

Inicio » Actualidad » Vacaciones en moto

Vacaciones en moto

Los viajes

¡Dedicado a los que están de vacaciones en moto! O que suelen utilizarla – sobre todo en verano – para alcanzar metas, habitualmente geográficas pero también mentales.

Llegadas de estas que parecen conquistas atrevidas de algún lugar que a lo mejor nunca se pensó alcanzar.

Pero ¿cómo veraneaban los motoristas de los orígenes? Pues a menudo precisamente utilizando la propia moto para desafiarse a si mismos. Y también a la gente que no creía en las cualidades de aquella que por entonces se consideraba todavía una invención joven e “improbable”, sin un futuro cierto: la motocicleta.

Así que nada de viajar simplemente de un sitio a otro sino más bien enfrentarse con la aventura por si misma. Ya hemos hablado antes aquí de algunas de estas personas.

Los Dolomitas

En moto en los Dolomitas (Mit dem Motorrad über die Wolken) de 1926, es un espectacular documental austriaco que hará que vuestras proezas veraniegas en moto parezcan una vuelta a la manzana. Unas verdaderas vacaciones en moto.

Esta vez, un motorista aficionado a la fotografía, al cine y al alpinismo, decide filmar su propio viaje con un amigo: salen de Viena, y se dirigen a la meseta de las Tofane, en los Dolomitas, situada a una altura de 2800 metros.

Lothar Rübelt pilota un magnífico modelo recién salido de la fábrica Excelsior de Chicago.

Una Excelsior Super X de 746 c.c. Tres marchas y 205 kilos en seco.

Subiendo por pendientes considerables

La Super X, a pesar de tener una tracción notable a bajo régimen, era de todos modos una moto de carretera, sin suspensiones e inadecuada para ir por carreteras de montaña como ¡con una moderna enduro!

El hecho de que Rübelt no tenga dudas en enfrentarse con ella a sendas muy empinadas y a curvas muy estrechas, sin barreras que le separen de un enorme salto hacia el valle lejano, no acaba de parecer una locura. Sin embargo, dando zarpazos aquí y allá con sus largas piernas, el hombre consigue avanzar incluso sobre un suelo imposible, de canto rodado y pedruscos sueltos.

Último repostaje camino de la cima.

En el último tramo antes de llegar a la cumbre, no le quedará otra que colocar cadenas y cuerdas alrededor de los neumáticos para aumentar la tracción y el agarre, aunque el truco no evitra ni a él ni a su amigo el caerse varias veces hacia atrás por efecto de la brutal pendiente final.

La cima

Por fin, durante la puesta del sol, que es también el último fotograma de la película, podemos contemplar la silhueta majestuosa de los dos motoristas que han llegados a la meta.

Una vez más una toma no casual, cuya intención es sugerirnos que sólo con la fuerza de voluntad del hombre, con su valor, su ingenio y gracias a los recursos del progreso, se puede vencer incluso a la naturaleza.

En 1927, un año después, el mismo Charles Lindbergh cumplía su propia empresa al límite cruzando el Atlántico, desde Nueva York hasta París.

El director Billy Wilder le dedicó una película biográfica titulada The Spirit of San Louis (El héroe solitario, 1957) donde vemos al joven Lindbergh cambiar su propia moto, una Harley-Davidson, por una modesta avioneta con la que quiere aprender a volar.

En la meta: Refugio Cantore. Altitud 2.588 m

Pues el acto, si uno lo piensa bien, parece de lo más natural: pasarse de un medio terrenal aunque evocador del aire como la motocicleta, a otro capaz de liberarse en un vuelo de verdad.

Ahora, a ver: ¿quién va a contarnos este verano sobre unas vacaciones en moto que han sido una auténtico desafío contra la naturaleza y los principios de la lógica?

Pinchando AQUÍ podéis ver una espectacular secuencia de este magnífico documental.

 

Ficha Técnica:

Título original: Mit dem Motorrad über die Wolken. 1926

Producción: Mondial-Film. Viena.

Dirección: Lothar Rübelt

Fotografía: Franz Sochor.

Cortesía de:

Paolo Caneppele, responsable de las Colecciones del Osterreichisches Filmmuseum

Centro Audiovisual Bolzano

©Provincia Autónoma de Bolzano Alto Adige